Una artista mexicana – Morganna Love

Morganna Love

Por Morganna Love

Aquí en Amberes, Bélgica, son las 6:55 de la noche (oscureció desde las 5). En México son 7 horas en “el pasado”. Con un frío de -4 grados Celsius afuera, estoy recostada en un sillón rojo de terciopelo, en un departamento hermoso con adornados techos altos y pisos de duela. La calefacción prendida y yo sin dejar de comer uvas verdes sin semillas. Me miran James Dean y Audrey Hepburn: “¿Qué va a contar esta loca mujer mexicana?”.

Llegué hace 6 días a esta hermosa ciudad europea donde la gente se me queda mirando por mi color de piel y mis rasgos latinos. Se codean unos a otros y se sonríen sin discreción, pensando que no entiendo una palabra de neerlandés. Pero siempre me gustaron los idiomas y cada que voy a un lugar ansío aprender ese idioma para comunicarme con los humanos que allí viven. “Is zij Latina of Spaans?” se dicen entre ellos. Qué sorpresa. Cuánto han cambiado las cosas desde mi secundaria y preparatoria, cuando lo que cuchicheaban tenía que ver no con mi nacionalidad, sino con mi sexualidad.

El presente es mucho más dulce.

En septiembre del año pasado, un hombre muy guapo escribió a mi página de Facebook y a mi correo electrónico. Me dijo pertenecer a una empresa europea de castings y estarme buscando para hacer una audición para un papel en una película que filmarían en Bélgica. Estaba sorprendida, sin duda alguna. ¿Han sentido alguna vez esa energía dentro de ustedes que las empuja a querer decir que sí y lanzarse al ruedo sobre su caballo de batalla cual Amazona? ¿Han sentido también esa alarma que pone un freno llamado “precaución y prudencia” (o miedo) cuando vemos amenazada nuestra zona de confort? Sobre todo escuchando cada día noticias de mujeres atacadas por atreverse a vivir. Si el miedo no anda en burro. Estoy segura de que la mayoría de las mujeres sentimos esa ansiedad al salir de casa. Y revisamos nuestro vestuario “a ver si no muestra demasiado”. No vaya a ser que llame la atención más de lo debido y me vaya a tener que hacer de palabras con alguien. “Mejor me cambio y evito problemas”, dice mi “yo” sumisa; esa que me cae tan mal.

Morganna Love

Pero desde el año pasado, cuando entré al reality show “La Voz México”, me quedó muy claro que es mucho mejor arriesgarse que morir lentamente cada día sin haberlo hecho.

Así que les dije que sí estaba interesada en hacer el casting. Y me puse a investigar minuciosamente (como no lo había hecho ni con mis citas amorosas) a la empresa, a la directora, el proyecto, la ciudad y hasta la Embajada de México en Bélgica y a su embajador. En realidad creo que estaban muy convencidos de que fuera yo y no necesitaron mucho para decirme que el papel era mío. Que debía estar casi tres meses en Bélgica para la realización de la película.

Lloré.

Morganna Love

Una gran parte de mí lloró de emoción y satisfacción. Ese llanto orgulloso que te dice que vas bien en tu carrera. La otra parte de mí lloró al recordar los días donde no tuve para comer. Los días donde tanta gente se burló de mí, de mi manera de ser y de mi manera de hablar. Otra parte de mí lloró de agradecimiento. Y agradecí a las Artes. A la Música. Al Cine. Por nunca dejarme sola. Por darme siempre motivos para superarme y seguir adelante en este camino que no es fácil siendo mujer en un país como nuestro bendito México.

“Ser mujer en el mundo del espectáculo no es fácil. Yo pensé que sí, pero no es”. Me dijo mi coach, la cantante brasileña Anitta. Ella, que tiene millones y millones de seguidores a nivel mundial. Ella, que tiene un cuerpo que todo mundo voltea a ver… Sobre todo si está a la vista en las redes sociales, cubierto sólo con un diminuto traje de baño y bailando como sólo ella sabe hacerlo. La veo y pienso: “Realmente las masas se mueven si les das algo físico. ¿Te vas a atrever?”.

Todos los días veo en mis redes sociales a muchas de mis amigas del Conservatorio Nacional de Música o a mis compañeras actrices luchando, estudiando y trabajando por una oportunidad ¡y hay tan pocas! Veo tan increíble que haya tanto talento y se hagan tan pocas cosas o se elija siempre a la misma gente…

Me rehúso a creer que la vida de una artista deba ser así. A veces creo que el arte es una diosa que lo ve todo desde arriba y quien esté dispuesta a sacrificar todo por ella, será quien obtenga la corona. Y se sentará allí con sus hermanas. Definitivamente no es un camino fácil. Se requieren muchas agallas para ser artista habiendo nacido en México.

Morganna Love

La gran ventaja de las mujeres que amamos el arte: disfrutamos tanto el camino, que cada día vivido en brazos de nuestra más grande pasión es un día que morimos y volvemos a nacer.

Y a un Ave Fénix no la detiene ni la muerte de su cuerpo.

Sigue a Morganna Love en sus redes: